Global

Realizaba un vuelo biplaza en parapente, cayó al vacio y murió

Realizaba un vuelo biplaza en parapente, cayó al vacio y murió

Una joven de 28 años de edad, murió el pasado viernes al caer desde 120 metros de altura desde un parapete en Tucumán. Al parecer habría sufrido un ataque de pánico y sin querer habría presionado uno de los dispositivos de seguridad que sujetaba su cuerpo con los arneses del piloto, ya que el vuelo se realizaba con un instructor.

Horas más tarde fue localizado el cuerpo sin vida de la joven.

La joven era médica y se encontraba realizando la residencia en Alemania.

Uber acepta oferta de SoftBank por participación mayoritaria
El precio, sin embargo, representa un descuento de un 30 por ciento respecto a la valuación más reciente de 68 mil millones de dólares.

"Esto es raro. Si se tratara de apretar un botón para soltarse, ¿no hay algo que la sujete ante una emergencia?", se preguntó otra de las amigas. "Tampoco creemos que haya sido un ataque de pánico; hizo bromas antes de salir, estaba contenta y ya había volado en parapente otras veces", contó.

Llegó al predio donde se realizan los vuelos de instrucción y recreación junto con un grupo de amigos Cumplió con todo el procedimiento para concretar su salida -firmó el habitual contrato de deslinde de responsabilidades que dispone el club de vuelo-.

Natalia Vargas, la mujer que se habría soltado del equipo de parapente y cayó desde 120 metros de altura, fue hallada muerta a 200 metros de distancia de la pista de despegue. Inmediatamente, el Ministerio de Seguridad organizó un operativo de búsqueda integrado por El Grupo Cero, Bomberos, servicios médicos y la Unidad Regional Norte. Eso llevó a que la Fiscalía 1ª, a cargo de la investigación judicial, ordenara el secuestro de cámaras grabadoras y celulares y el rastrillaje en la zona de la caída para poder hallar el posible teléfono de la víctima que podría contener filmaciones del recorrido.