Tecnología

Instagram prueba Direct: su aplicación de mensajería independiente

Instagram prueba Direct: su aplicación de mensajería independiente

Según el equipo de desarrollo de Facebook, la intención de separar Direct de Instagram es porque quieren crear una mejor experiencia de uso diferenciando el ámbito privado del público, ya que las aplicaciones de mensajería instantánea tiene un perfil mucho más enfocado en la privacidad en comparación con las redes sociales.

La red social de fotografías Instagram está probando en seis países una aplicación de chat que trasladaría los mensajes directos fuera de su interfaz principal, algo similar a lo que hace Facebook con Messenger.

Instagram Direct por ahora solo está disponible en Chile, Israel, Italia, Portugal, Turquía y Uruguay.

Messi: "Thiago juega un rato fútbol y se cansa" (+VÍDEO)
En una distentida y relajada charla a un programa de televisión, el delantero del Barcelona definió las cualidades de cada uno de sus hijos .

Según información de TechCrunch refiere que a septiembre del presente año, 800 millones de cuentas se mantenían activas en Instagram, por lo que representa un área de oportunidad para captar más potenciales nuevos clientes; "Con cientos de millones de personas usando Instagram Direct, hoy anunciamos una prueba de la aplicación". El objetivo, claro, es el de empujar a los usuarios a compartir contenido audiovisual.

"Queremos que Instagram sea un lugar para todos los momentos, y para que los usuarios puedan compartir en privado con amigos cercanos como algo realmente importante dentro del servicio", indicó Hemal Shah, gerente de producto de Instagram. Si deslizan el debo sobre la pantalla hacia abajo, se encontrarán con la segunda pantalla que les permite crear un mensaje de texto. La cámara en sí misma es idéntica a la de Instagram, pero hay cuatro filtros nuevos y exclusivos. Potencialmente, es el primer paso para que Instagram cierre la parte de mensajería de su aplicación principal.

¿Otra aplicación más de mensajería para Facebook? ¿Por qué no?