Global

El trato de Birmania a los rohinyás podría contener 'elementos de genocidio'

El trato de Birmania a los rohinyás podría contener 'elementos de genocidio'

"Considerando la discriminación sistemática de la que son víctimas los rohingyas (.) las torturas o malos tratos (.) los desplazamientos forzados y la destrucción sistemática de pueblos (.) ¿se puede negar la presencia posible de elementos de genocidio?", cuestiona el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Raad al-Husein.

También pidió tomar cuanto antes medidas urgentes para acabar con la flagrante violación de los derechos humanos de esa minoría musulmana que huye de las agresiones en el norteño estado de Rakhine, Myanmar.

La Oficina del Alto Comisionado de ONU para los Derechos Humanos envió tres equipos a Bangladesh este año para monitorear la situación y entrevistar a los refugiados, informó.

El comisionado mencionó "reportes concordantes de actos de una barbarie desastrosa cometidos contra los rohingyá, incluyendo muertes de personas quemadas vivas deliberadamente en sus casas, asesinatos de niños y adultos, tiroteos indiscriminados contra civiles que huían y extendidos casos de violaciones de niñas y mujeres, además de destrucción de casas, escuelas, mercados y mezquitas". Ante todo esto, ¿alguien puede descartar que haya elementos de genocidio?

Revista Time elige a los "rompedores de silencio" como Personaje del Año
Este hombre actuó durante años como depredador sexual -abuso y violaciones- según decenas de testimonios. El hashtag fue tuiteado casi un millón de veces en 48 horas.

'La negativa de los actores locales e internacionales de nombrar a los rohinyas como rohinyas, reconocerlos como comunidad y respetar su derecho a la autoidentificación, es otra humillación', expresó.

Desde finales de agosto, más de 600.000 rohingyas buscaron refugio en Bangladés para huir de la violencia en el oeste de Myanmar, por lo que los rohingyas se convirtieron en la mayor población apátrida del mundo.

En tanto, el gobierno de Myanmar dijo que realizó su última campaña en el norte de Rakhine en respuesta a los ataques de insurgentes.