Tecnología

Uber desarrollará software de taxi volador para la NASA

Uber desarrollará software de taxi volador para la NASA

Uber quiere llevar su negocio a nuevas alturas... literalmente.

Uber presentó el pasado miércoles 1 de noviembre el bosquejo de este gran proyecto en una conferencia de tecnología en Lisboa, Portugal.

La colaboración entre ambas entidades facilitará las operaciones seguras de los sistemas aéreos no tripulados a baja altitud.

Si creías que los carros autónomos son un concepto muy futurista, no se comparan con los autos voladores.

Uber centrará sus esfuerzos especialmente en TCL-4, que está desarrollando los requerimientos y las pruebas tecnológicas para la operación aéreas urbanas. Este mes, dijo que trabajaba con varias empresas, grandes y pequeñas, para desarrollar el mercado emergente para lo que denomina Movilidad Aérea Urbana. Están siendo diseñados principalmente para las ciudades, con el objetivo de que reducirán la congestión de tráfico en los centros urbanos.

Macron inauguró Museo del Louvre en Abu Dhabi
La arquitectura del Louvre de Abu Dabi está inspirada en las medinas árabes con un conjunto de 55 edificios blancos. El museo abrirá sus puertas al público el sábado, 11 de noviembre.

Los permisos para ejercer este servicio son la cuestión más incómoda para Uber.

Los vehículos de Uber estarán desprovistos de emisiones dañinas, dijo Holden, y puede seguir funcionando cuando se averíe una parte.

Con este proyecto, Uber prevé reducir los tiempos de traslado y -si ya estás pensando en cuánto saldrá el viajecito- asegura que podría costarte menos que usar tu propio automóvil.

Los vuelos de cuatro personas no se volverán realidad en algún momento cercano, pero Holden dijo que existen planes para demostraciones de la red de autos voladores en Los Ángeles, además de en las ciudades anunciadas previamente, Dallas y Dubai en 2020.

Uber ha enfrentado decenas de batallas legales y de regulación en todo el mundo desde que lanzó sus servicios de transporte de pasajeros esta década, incluyendo una reciente disputa en Londres, donde lucha por retener su licencia después de que le fue despojada por reguladores de la ciudad por preocupaciones de seguridad.