Negocios

Se mantiene sin cambios la tasa de intereses en México

Se mantiene sin cambios la tasa de intereses en México

La junta de gobierno del Banco de México (Banxico) decidió por unanimidad mantener en 7% la tasa de fondeo y advirtió que la economía enfrenta un complejo panorama.

Indicó que en todo caso, ante los diversos riesgos que siguen presentes, estará vigilante para asegurar que se mantenga una postura monetaria prudente, de manera que se fortalezca el anclaje de las expectativas de inflación de mediano y largo plazos y se logre la convergencia de esta a su objetivo.

El peso mexicano cerró este jueves con ganancias en medio de la decisión del Banco de México (Banxico) de dejar sin cambios en 7% su tasa de interés de referencia y en un mercado sensible a cualquier información sobre el Tratado de Libre de Comercio de América del Norte (TLCAN). Asimismo, mencionaron que el balance de riesgos con relación a la trayectoria esperada para la inflación se deterioró y tiene un sesgo al alza en el horizonte en el que actúa la política monetaria.

En su anuncio de política monetaria, Banxico expuso que seguirá muy de cerca la evolución de todos los determinantes de la inflación y sus expectativas de mediano y largo plazos.

Clientes evaluarán a sucursales bancarias
Hasta 2016, México contaba con 12 mil 784 sucursales bancarias , un promedio de 14 sucursales por cada 100 mil habitantes. La Condusef presentó un micrositio de sucursales bancarias , el cual estará disponible a partir de hoy para los usuarios .

El 30 de noviembre, abandonará el Banco de México para encabezar el Banco de Pagos Internacionales (BIS), una institución que coordina la cooperación entre bancos centrales alrededor del mundo con sede en Basilea, Suiza.

Pese a ello, confió en que los precios para los consumidores se ubiquen hacia finales del próximo año en su objetivo de 3% +/- un punto porcentual. Y durante su paso por Banxico, en junio de 2014 la tasa de interés llegó al 3%, un mínimo histórico, y se mantuvo así hasta diciembre de 2015.

Al subir la tasa, se desincentivan los créditos, el consumo y las inversiones físicas, pero impulsa el ahorro.

Asimismo, remarcó que la depreciación reciente del peso frente al dólar encaja dentro de un "contexto de normalización" de la política monetaria en Estados Unidos.