Global

Tusk no ve posible una mediación en la crisis catalana

Tusk no ve posible una mediación en la crisis catalana

En una conferencia de prensa mantenida este jueves en Bruselas, Tusk ha descartado una intervención de la Unión Europea (UE) en el debate sobre la situación en Cataluña, mientras ha enfatizado que los líderes del bloque comunitario no deben abordar tal asunto en su cumbre ya que, a su juicio, las posiciones respecto a la independencia de Cataluña, "están claras".

Aunque reconoció que "no se puede ocultar que la situación en España es preocupante", Tusk declaró: "Nuestra posición, de las instituciones [de la UE] y de los Estados miembros está clara en cuanto a que no hay espacio para ningún tipo de mediación o de iniciativa o acción internacional".

Tusk consideró poco probable que la crisis catalana ocupe el tiempo de los líderes europeos en la cita de ayer jueves.

"Todos tenemos nuestras propias emociones, opiniones y evaluaciones, pero hablando en términos formales, no hay ningún espacio ahí para la intervención de la UE", dijo.

Un turista murió por la caída de mampostería en Florencia
Allí están sepultados personajes ilustres de Italia como Miguel Angel Buonarroti, Galileo Galilei y Niccoló Machiavelli. El turista fue golpeado en la cabeza por un objeto definido como "bastante grande".

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, reiteró su apoyo al gobierno español frente al independentismo en Cataluña, defendió que la solución a este conflicto "tenga como base la Constitución española". "Estoy preparado para un buen desayuno inglés", dijo a su llegada al Consejo Europeo el primer ministro luxemburgués, Xabier Bettel.

Por su parte, el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, rechazó invitar a la Eurocámara al presidente catalán, Carles Puigdemont, como éste solicitó, y explicó que no pretende "reconocer Cataluña como un país y como un socio que está al mismo nivel que España".

Un optimista presidente francés, Emmanuel Macron, quien mantuvo una reunión bilateral con Rajoy, había asegurado a su llegada que esta sería una cumbre marcada por un mensaje de unidad con Cataluña.