Negocios

Indagan monopolio en la venta de medidores de luz

Indagan monopolio en la venta de medidores de luz

La Comisión Federal de Competencia Económica ha iniciado una investigación ante las posibles prácticas monopólicas entre los productores, distribuidores y comercializadores de watthorímetros, es decir, los medidores de luz.

Indicó que la indagatoria por denuncia comprende la producción, distribución y/o comercialización de los aparatos, según un comunicado.

El regulador de competencia considera como prácticas monopólicas absoultas los contratos, convenios, arreglos o combinaciones de empresas competidoras entre sí, cuyo objeto o efecto sea la manipulación de precios, reestricción o limitación de oferta o demanda, división o segmentación de mercados, concertación o coordinación de posturas en licitaciones, así como el intercambio de información con el objeto o efecto de realizar alguna de las conductas anteriores.

El 20 de junio pasado, se dio a conocer que Grupo IUSA y la empresa Controles y Medidores Especializados (Conymed) fueron denunciadas ante la Cofece por prácticas monopólicas absolutas.

Grupo IUSA es dirigida por Carlos Peralta y CONYMED por su cuñado, Andrés Tort.

UE otorga premio de derechos humanos a oposición venezolana
Asimismo, Salafranca señaló sobre la gesta que ha emprendido la ciudadanía contra Maduro: "La oposición venezolana es un ejemplo para todos".

En los últimos 10 años, la CFE destinó más de 15 mil millones de pesos a la adquisición de medidores de luz a través de diversos procesos de compra pública.

El anuncio del inicio de esta investigación fue publicado en el Diario Oficial de la Federación por parte de la Cofese, y en este texto se detalla que hay "una causa objetiva que pudiese indicar la existencia de posibles prácticas monopólicas absolutas previstas en el artículo 53 de la Ley Federal de Competitividad Económica".

"(...) esta COMISIÓN cuenta con elementos suficientes para el inicio de una investigación, en términos de los artículos 66 y 71 de la LFCE.

La investigación tendrá un plazo mínimo de 30 días hábiles y máximo de 120 días hábiles, contados a partir de la fecha del presente acuerdo, mismo que podrá ser ampliado hasta por cuatro ocasiones. En este último caso será el pleno de la Cofece el que decida si se debe sancionar a los agentes involucrados con multas de hasta el 10% de sus ingresos.

La investigación periodística detalla que esta práctica refleja posibles violaciones a la Ley Federal de Competencia Económica.