Global

El desgarrador relato de una nena víctima de bullying

El desgarrador relato de una nena víctima de bullying

"Me dicen gorda y yo no quiero. ya no quiero vivir más", dice la nena en el video, entre sollozos. Ante una pregunta de la madre de donde estuvo, la nena, que asiste al cuarto grado en la escuela Esperanza Solidaria de la zona norte de la ciudad de Santa Fe, contesta que "en el hospital" porque se quiso matar ingiriendo pastillas.

Su madre publicó en Facebook un video con una conversación en la que la pequeña relata el calvario que vivía en el establecimiento educativo.

Giménez reconoció que "la mamá ha asistido el jueves para pedir una intervención" y que llamativamente "el viernes se produce lo del video", por eso "estamos viendo si la escuela tuvo llamados de atención y no dio cuenta al equipo directivo como corresponde".

La nena ingresó el martes 19 de septiembre en horas de la tarde al hospital Dr. Emilio Mira y López, con un cuadro de intoxicación medicamentosa (al parecer habría ingerido una decena de pastillas de clonazepan). "Ya no quiero vivir más", afirmó Jazmín en medio de las lágrimas. "Me ponen la traba y cuando me caigo me gritan "¡terremoto!".

"Me muero de vergüenza de exponer a mi hija así, jamás público nada personal, pero yo hoy hubiera llorado mi hija muerta por unos pendejos crueles lo que dice en el video no es ni la mitad que me contó le hice repetir algunas palabras", escribió la mujer en el posteo de Facebook.

IPhone 8 and 8 Plus feature smaller batteries than previous generation: report
While the iPhone X could still theoretically be shared, it would require you to keep Face ID off and only use a passcode. Who can forget "you are holding it wrong" and the sudden insistence that the iPhone needed a rubber band put around it.

Ledesma asegura que su hija no quiere cambiarse de escuela porque ella quiere a sus compañeros, el problema es con algunos pocos. "A los varones no les dicen nada", afirma. Mientras ella estaba en su lugar de trabajo, la pequeña quedó al cuidado de sus dos hermanas, una de 11 años y otra de 16.

"Ella no es violenta, jamás golpearía a nadie y yo no quiero que cambie para defenderse. Jamás hubiera pensado que ella podía hacer semejante cosa".

"Ante la falta de respuestas y de contención por parte de los docentes, ella tendrá que cambiar de escuela y los agresores van a seguir como siempre".

"A raíz del video que publiqué me empezaron a llamar otros papás para contarme de situaciones que sus hijos les habían trasladado".

La respuesta de Angie L., la mamá, también sintetiza el dolor de la familia. Ella ama a sus compañeras, pero yo siento que no la puedo dejar más en manos de nadie ahí. Luego del episodio, la mujer decidió cambiar a sus hijas de colegio. "Las dos van a perder a sus compañeras de toda la primaria por una situación injusta", acotó Angie.